¡Qué alegría, madre mía! Acabo de salir de cuentas…